sábado, 24 de mayo de 2008

La increíble historia del baterista de Def Leppard
O como tu amor a la música puede más que las limitaciones físicas

Nacido en Derbyshire, Inglaterra, en 1963, Richard John Cyril "Rick" Allen fue siempre muy inquieto y dinámico. Ya a los cinco años improvisó su primer set de percusión con unas cacerolas de su madre y una pandereta, hasta que finalmente a los diez logró que sus padres le regalaran su primera batería. Luego de tocar en las típicas bandas barriales con sus compañeros de colegio, Rick, comienza a pensar en dejar su instrumento y evaluar su futuro. Sin embargo, su padre al ver que una banda llamada Def Leppard publicaba un aviso en el diario decidió contestarlo por Rick y le consiguió una audición.
De esta forma, Rick Allen, de tan solo 15 años se convertía en el nuevo baterista de Def Leppard. Luego de dos álbumes con buenas ventas y alto nivel de críticas, en 1983 la banda lanza Pyromania que vendería más de diez millones de copias a nivel mundial y los convertiría en estrellas
El 31 de diciembre de 1984, mientras manejaba junto a su novia su Corvette hacia la casa de sus padres a pasar el año nuevo, un Alfa Romeo comienza a pasarlo y encerrarlo durante varios metros. En un momento, Rick (quien llevaba unos tragos encima), pierde el control y acelera para pasarlo sin darse cuenta que el camino se cerraba en una curva. El auto se despisto y chocó contra una pared. Rick se había dejado el cinturón de seguridad aflojado, lo que provocó que tras el impacto, su cuerpo saliera despedido a través del parabrisas mientras que su brazo izquierdo quedó atrapado en el cinturón. Su novia resulto ilesa
Afortunadamente justo pasaba por la carretera una enfermera quien le dio los primeros auxilios a Rick, quien gritaba desesperadamente en estado de shock “ !Soy un famoso baterista de rock!”
En el hospital las primeras noticias fueron alentadoras, ya que los médicos pudieron implantarle el brazo. Pero lamentablemente una profunda infección hizo que se decidiera la amputación definitiva, lo que a priori daba por finalizada su carrera comió baterista
Sin embargo, junto a su amigo Jeff Rich (baterista de la banda de rock clásico Status Quo), Allen comenzó a replantearse la posibilidad de volver a tocar. La empresa de baterías electrónicas Simmons creo un kit especial para Allen que consistía en un set de pedales que reproducían electrónicamente el sonido del tambor, y unos pads acústicos que el podría tocar con su brazo derecho.
Luego de mucha practica y perseverancia (y el noble gesto de sus compañeros de banda que se negaron rotundamente a reemplazarlo a pesar de las exigencias de su compañía discográfica de lanzar al sucesor de Pyromania), finalmente Rick Allen volvió a los escenarios un año y medio después de su accidente para tocar en el Monsters of Rock de Castle Donnington. Luego de unas maratónicas sesiones de grabación, en 1987 lanzaron Hysteria que vendería aun más que su predecesor.
Actualmente Allen acaba de sacar junto a Def Leppard un nuevo disco Songs from the Sparkle lounge, en donde su batería logra su mejor sonido

Discos recomendados de Def Leppard
Pyromania (1983)
– Dejando definitivamente atrás sus raíces metálicas británicas, este álbum es un pilar del sonido hard de los 80. Es el último disco de la banda antes del accidente
Hysteria (1987) – Clásico disco de los 80 plagado de hits. Es el primero de Allen tras el accidente y le llevo a la banda más de dos años poder terminarlo
Songs from the Sparkle Lounge (2008) - El último disco de los Leps los muestra en buena forma con el mejor trabajo de Allen hasta la fecha dejando atrás el sonido electrónico.

Ale Do Carmo